El Hyperpop Gótico y Desesperado de Juana Rozas: ‘Lo Cute y lo Feo son lo Mismo’

Juana Rozas llegó a una identidad que la representa después de una vida entera haciendo música. Finalmente encontrándose sola -aunque bien acompañada- ante las riendas de su propio proyecto, surgió el universo retorcido, oscuro y profundamente personal de Vladi, su primer álbum larga duración bajo su nombre. 
Aunque, ¿el nombre de quién? En este caso, no es una cuestión tan simple.
En principio vamos a hablar de Juana, aunque no sea la única persona (o personaje) que vayamos a conocer en este artículo.
Contenido relacionado: Seis Chicas del Pop Experimental Argentino para Tener en el Radar
Al escucharla, llama la atención que el recorrido de Juana Rozas hasta encontrar su sonido haya sido perfectamente normal. Juana escribía canciones en la guitarra, tuvo varias bandas, luego su proyecto solista en conjunto con su exnovio, donde empezó con un sonido más cerca del r&b y el neosoul. 
“Cuando era más chica tenía en el iPod el GargeBand y ahí boludeaba bastante. Y me encantaban la electrónica y el neosoul, tenía esas dos facetas”, cuenta la artista porteña de 26 años. Así que explorar su otra faceta era simplemente cuestión de tiempo. Cuando aprendió a usar el Ableton y a componer a partir de ese software, su estilo fue emergiendo. 
También fue decisivo conocer a Manuel Dengis, su productor, y a Leandro Vásquez y Juan Wolf, los responsables del corto Vladi y de la identidad visual del proyecto, llena de sangre, contrastes y drama.
Sigue leyendo este artículo en El Planteo